2.04. El primer período intermedio-Dinastías séptima a undécima

El siguiente siglo y medio fue testigo de un verdadero caos (c. 2150-2000 AC), pues muchos gobernantes locales procuraban imponerse como reyes sobre todo el país.

Los príncipes de Coptos, Heracleópolis, Siut y Tebas se autodenominaron reyes, pelearon entre sí y procuraron imponerse en todo el país.

Algunos asiáticos, probablemente los amorreos que aparecieron en todo el Cercano Oriente en esta época, invadieron el delta y reinaron sobre parte del norte del país desde Athribis, su capital.

Los textos de ese período presentan un cuadro de las condiciones sociales existentes. Todas las barreras parecen haber sido derribadas. Los ricos se empobrecieron, las tumbas de los personajes ilustres fueron violadas y despojadas, y muchas personas se suicidaron para escapar de las penurias de la vida.

Por primera vez en la historia egipcia, los textos hablan de hombres que se volvieron escépticos. Sin embargo, fue también un período de una nueva valoración de los factores espirituales, y muchos proverbios sabios y moralmente elevadores provienen de la literatura del primer período intermedio, que Breasted llamó "la edad del carácter".

Cuando todos los valores materiales resultaron inseguros, se inició la búsqueda del bien imperecedero y, por lo tanto, en la literatura de este período se habla mucho de la jerarquía de la verdad, la justicia y el orden.