6.14. Gedeón como juez

Los 80 años de reposo que habían seguido a la liberación de Israel de la opresión moabita en el sur, mediante Aod, fueron interrumpidos por los madianitas, que oprimieron a Israel durante siete años.

Fue probablemente también durante este período cuando Mernepta, hijo de Ramsés II, hizo la incursión en Palestina de la cual se jacta en la famosa estela de Israel. En ella pretende haber destruido a Israel, de tal manera que ya no le había quedado "simiente". Es obvio que su registro refleja la tendencia general egipcia de exagerar, y, por lo tanto, su pretensión de haber destruido completamente a Israel no debe tomarse en serio. Sin embargo, parece cierto que tuvo un encuentro con los israelitas en algún lugar de Palestina en esa ocasión.

Gedeón, uno de los jueces más destacados, liberó a su pueblo de la opresión madianita hiriendo a un gran ejército extranjero con un pequeño conjunto de guerreros israelitas fieles, activos y osados. El relato de sus hazañas y del período cuando fue juez revela también que de tiempo en tiempo surgían luchas intertribales, y que el pueblo anhelaba tener una dirección unificada; esto fue expresado cuando se ofreció el reino a Gedeón, honor que él sabiamente rechazó.

Durante los 40 años del pacífico gobierno de Gedeón ocurrieron sucesos trascendentales. Mientras Israel vivía en la parte montañosa de Palestina, los pueblos del mar recorrieron las regiones de la costa durante el reinado de Ramsés III, en su fracasado intento de invadir a Egipto. Durante este período se libraron sangrientas batallas en tierra y mar.

Las victorias egipcias sobre estos invasores finalmente resultaron en el rechazo definitivo de esta gran migración de pueblos y salvaron a Egipto de uno de los peligros más graves que amenazaron su existencia nacional antes de la invasión asiria.

Algunas de las tribus derrotadas se volvieron al norte, hacia el Asia Menor, de donde habían venido. Sin embargo, otras se establecieron en las fértiles regiones costeras de Palestina. Entre éstas estuvieron los teucros, en los alrededores de Dor, al sur del monte Carmelo en la hermosa llanura de Sarón; y los filisteos, que fortalecieron a las tribus emparentadas que habían ocupado algunas ciudades costeras del sur de Palestina durante mucho tiempo.

Los israelitas, que pueden haber seguido con gran ansiedad los sucesos trascendentales que ocurrieron tan cerca de sus moradas, no comprendían aún que esos filisteos pronto llegarían a ser sus más encarnizados enemigos.

Cuando Gedeón murió después de haber juzgado a Israel durante 40 años, su hijo Abimelec, con la ayuda del pueblo de Siquem, usurpó el poder matando a todos sus hermanos y proclamándose rey. Sin embargo, su reinado sólo duró tres años y terminó como se había iniciado: con derramamiento de sangre. Es dudoso que hubiera extendido su así llamado reino más allá del vecindario de Siquem.