8.01. Religión asiria

La religión de los asirios era similar a la de los babilonios, con quienes estaban emparentados racialmente. En realidad, adoptaron y adoraron muchas deidades babilónicas como, por ejemplo, Marduk, Ishtar, Tammuz y otras.

El dios principal era Asur, antiguo dios local de la ciudad que llevaba su nombre. Era descrito como un sol alado que protegía y guiaba al rey, su siervo principal, pero también era adorado bajo el símbolo de un árbol que representaba la fertilidad.

Era visible también la influencia de otras naciones en la religión asiria. De esta forma algunos pueblos, tales como los amorreos, obtuvieron poder sobre los asirios durante la primera mitad del segundo milenio. Así fueron reconocidos los dioses Dagán y Adad. Otros conquistadores de Asiria, como los hurrios indoeuropeos de Mitani, dejaron tras sí sus conceptos religiosos. De ahí que hallemos en la religión asiria muy poco que sea puramente nacional y mucho tomado de otras culturas.

En Asiria el rey no era dios, como el faraón en Egipto, ni representante del dios, como en Sumeria; era el sumo sacerdote y general de Asur, y llevaba a cabo los deseos y campañas militares de su dios, a quien rendía cuenta periódicamente del fiel cumplimiento de sus deberes por medio de "cartas al dios", algunas de las cuales se han conservado hasta el presente.