12.02. Los reyes de Judá - Abiam y Asa (913-869 AC).

El siguiente rey, Abiam, reinó brevemente (913-911 AC), sostuvo una guerra con Jeroboam I e imitó a su padre en todos sus vicios (1 Reyes 15: 1-8).

Con Asa, hijo de Abiam, llegó nuevamente al trono un buen rey (911-869 AC). Eliminó la influencia de su abuela, que había levantado una imagen para Asera, y desterró a los sodomitas como también el culto de los ídolos (vers. 10-13).

Después de los primeros años pacíficos de su reinado, que dedicó a reformas religiosas, Asa fue atacado por los etíopes comandados por Zera, que eran probablemente cusitas de la costa oriental del mar Rojo (2 Crónicas 14: 9-15).

Cuando Baasa de Israel ocupó parte del norte de Judá, probablemente 36 años después de la división del reino (2 Crónicas 16: 1), Asa no se atrevió a enfrentar al ejército septentrional con sus propias fuerzas inferiores en número, sino que indujo a Ben-adad de Siria a atacar y debilitar a Israel. Por esta falta de fe en la ayuda de Jehová, Asa fue severamente reprendido por el profeta Hanani (vers. 1-10).

Los últimos años de Asa se caracterizaron por su mala salud (vers. 12), y por lo tanto designó a su hijo Josafat como corregente, según lo indican los datos cronológicos.