1.04. La dinastía de Akkad

Después de que los súmeros hubieron reinado sobre Mesopotamia durante un período desconocido, Sargón de Akkad fundó el primer imperio semítico, ubicado por los historiadores en el siglo XXIV AC.

Los semitas parecen haber vivido hacia el norte de las ciudades-estados súmeras, pues se han hallado textos en Mari y otras partes que confirman la existencia de ciudades semíticas organizadas en el período de las primeras dinastías súmeras. Sin embargo, no desempeñaron un papel muy importante antes de la época de Sargón.

El fue el primer gran guerrero de la historia, y se contaban muchas leyendas acerca de su nacimiento, campañas militares y otras hazañas.

Sargón derrotó al más fuerte de los reyes súmeros, Lugal-zage-si de Uruk, y luego conquistó otros pueblos súmeros, tales como Ur, extendiendo su dominio sobre todo el valle mesopotámico desde el golfo Pérsico hasta el Mediterráneo, o, según él lo expresó, desde "el mar inferior hasta el superior".

Pretende haber cortado cedros en los montes occidentales, probablemente del Líbano, y de este gran gobernante semítico más tarde se registra una campaña militar a Anatolia.

Sin embargo, su gobierno no permaneció indisputado, y él, como también sus hijos, tuvieron que sofocar varias revueltas de ciudades súmeras. Su nieto Naram-Sin aún pudo mantener unido el imperio.

Puede apreciarse su extensión en ese tiempo por el hecho de que uno de sus monumentos ha sido hallado en la región superior del Tigris, y uno de sus palacios, una fortaleza impresionante, ha sido descubierto bien al occidente, en Tell Brak sobre el Chabur superior, tributario del Eufrates superior.

Sin embargo, tuvo que luchar contra los elamitas y los guteos, bárbaros montañeses que penetraron en la tierra fértil desde los montes Zagros y procuraron establecerse en Mesopotamia.