1.09. Los hititas

Alrededor de 1600 AC los hititas históricos aparecieron en Anatolia, y fundaron un reino con su capital en Hatusas, actual aldea de Bogazkoy, cerca de Ankara, la moderna capital de Turquía.

Por haber adoptado la escritura cuneiforme babilónico y habernos dejado muchos textos, podemos reconstruir su historia y su cultura. Cuando invadieron el país, asimilaron muchas de las prácticas religiosas de los pueblos autóctonos de Anatolia, y otras de los horeos, babilonios y otros.

También conservaron por escrito los textos religiosos de sus precursores anatolios, y les añadieron traducciones hititas interlineales.

Dado que los hititas llamaron "hattili" al idioma de estos pueblos desconocidos de la Anatolia primitiva, al paso que llamaban a su propio idioma "neshumli", los eruditos han dado el nombre de protohititas a los precursores de los hititas.

Los protohititas eran probablemente la gente con la cual trató Abrahán en Hebrón (Gén. 25:9), y son mencionados repetidas veces en los registros más antiguos de la Biblia (Gén. 26:34; Éxodo 3:8, 17, etc.).

En la segunda mitad del siglo XVI AC los hititas, bajo su rey Mursilis I, incursionaron contra Babilonia y saquearon la ciudad capital, poniendo fin al mismo tiempo a la primera dinastía de Babilonia. Sin embargo, se abstuvieron de posesionarse de Babilonia, y regresaron a Anatolia donde crearon un reino fuerte que duró hasta alrededor de 1220 AC.

Por ese tiempo, ese reino fue destruido a su vez por los pueblos del Mar, que invadieron Anatolia en busca de nuevas tierras.