2.03. El reino antiguo-Dinastías tercera a sexta

La edad de las pirámides comenzó con la tercera dinastía.

La construcción de edificios monumentales de piedra fue increíblemente rápida. Cincuenta añosdespués que la piedra había sido usada por primera vez para revestir una tumba, el rey Zoser edificó la pirámide escalonada de Saqqara enteramente de piedra, de 65 m de altura. La rodeó con numerosos edificios de piedra y una muralla. El conjunto tenía unos 600 m de largo por 138 m de ancho.

Durante los siguientes 75 años se dominó tan bien el trabajo en piedra, que el rey Khufu (Keops) pudo levantar el mayor monumento pétreo que se haya construido jamás, la gran pirámide de Gizeh. Esta tenía 160 m de altura y estaba hecha de 6.250.000 toneladas de piedra, cada piedra con un promedio de 2 1/2 toneladas.

Su hijo Kefrén y su nieto Micerino construyeron pirámides adyacentes muy poco menores y que aun se hallan en pie con toda su magestad. Los faraones construyeron tumbas -las pirámides no son sino tumbas reales- que debían perdurar por la eternidad y asegurar para siempre la conservación del cuerpo del faraón.

Estos monarcas de antaño consiguieron levantar monumentos que han resistido las fuerzas destructoras de la naturaleza y del hombre durante millares de años, pero no pudieron garantizar la protección de sus cuerpos y de los tesoros que llevaron consigo a la tumba.

Ninguno de los cuerpos de los constructores de las pirámides ha escapado a la mano de los ladrones, y sus tesoros compartieron la suerte de sus dueños. Los recursos nacionales de Egipto fueron gastados de esta manera durante siglos, para asegurar sepulturas a los faraones endiosados.

Mientras vivía el faraón toda la población masculina de Egipto estaba sujeta a ser convocada durante las estaciones cuando no se trabajaba en los campos, para trabajo en las canteras, para el transporte de bloques de piedra y para los mismos trabajos de construcción.

Cuando se terminaba algún monumento tal y el faraón moría, no había alivio para la pobre gente, por cuanto el sucesor real recomenzaba todo el proceso para construir una nueva pirámide.

Esto prosiguió durante siglos, y como consecuencia se agotó la economía egipcia, por lo que las pirámides se hicieron más pequeñas con cada generación, y el desasosiego que fermentaba causó finalmente una revolución que puso fin a este despilfarro de los recursos nacionales. El reino antiguo alcanzó un alto nivel cultural. Esto se ve especialmente en sus monumentos arquitectónicos.

Las realizaciones técnicas y científicas de los constructores de las pirámides aún hoy son notabilísimas. Es maravilloso que hayan podido manipular cantidades tan enormes de piedra sin conocer la rueda -que se conoció en Egipto varios siglos más tarde- y sin poleas ni grúas. Pudieron realizar un trabajo de primera clase sólo con el potencial humano y la ayuda de sogas, palancas y rampas inclinadas.

La precisión alcanzada es casi fantástica, y apenas si puede ser mejorada por los constructores modernos. La gran pirámide puede una vez más servir como ejemplo para ilustrar esta precisión. Ese monumento fue erigido sobre una plataforma originalmente despareja, que había sido aplanada con tanta exactitud que la desviación del verdadero plano desde la esquina noroccidental a la sudorientas alcanza a sólo un 0,004 por ciento.

Esta misma precisión existió respecto a la cuadratura de la pirámide que muestra un error de sólo 0,09 por ciento entre sus lados norte y sur, y de sólo un 0,003 por ciento entre sus lados oriental y occidental. Aunque los egipcios tenían un sistema complicado de matemáticas, sus textos matemáticos muestran que podían computar correctamente el volumen de una pirámide truncada o de un cilindro.

En el reino antiguo su ciencia médica alcanzó un nivel de eficiencia que mejoró muy poco durante miles de años. Esta llegó a ser tan famosa en el mundo antiguo, que hasta los griegos hicieron deun médico egipcio de canosa antigüedad, su dios de la medicina.

También en arte y Literatura se estableció el modelo para los períodos siguientes de la historia egipcia y hubo muy pocos cambios en todas estas actividades a lo largo de la historia antigua de Egipto.

Este alto nivel cultural de la civilización del reino antiguo fue reconocido por las generaciones posteriores al considerar ese tiempo como el período clásico de Egipto. Fue autocrático el gobierno egipcio durante el período del reino antiguo. El faraón era monarca absoluto. Era considerado como "el dios bueno" de Egipto.

Nubia fue parcialmente subyugada y se explotaron sus minas de oro; se enviaron expediciones al Sinaí en busca de cobre y turquesas, o a Biblos en procura de madera de cedro.

También se emprendieron algunas campañas militares a Palestina, pero no se procuró con empeño crear un imperio en el exterior. Este reino antiguo, recordado como el período glorioso de la historia egipcia, llegó a su fin en el siglo XXII AC, y fue seguido por una época de caos y anarquía.

Los factores decisivos de su caída fueron la pobreza creciente de la población pues toda la riqueza nacional se usaba para las construcciones reales; el aumento continuo del poder de los gobernadores locales, y el hecho de que un faraón débil, Pepi II, reinara demasiado tiempo (noventa años).