2.10. La XX dinastía

La muerte de Mernepta marcó el comienzo de un período de caos político en Egipto que duró varios años. Una cantidad de reyes se sucedieron rápidamente, y hasta uno fue sirio. El país fue finalmente rescatado de este lamentable estado por un hombre de origen desconocido llamado Setnajt, que llegó a ser el fundador de la XX dinastía. Cuando dejó el trono a su hijo, es a saber, Ramsés III (1198-1167 AC), Egipto tuvo una vez más un rey fuerte y enérgico que salvó a su país de un grave peligro.

Durante el período de debilidad de Egipto anterior al reinado de Ramsés III, los libios se habían infiltrado en la fértil región del delta y constituían una amenaza creciente para la seguridad interna del país. Su mera presencia era un peligro continuo, porque en caso de invasión podía esperarse que hicieran causa común con sus compatriotas que vivían más allá de la frontera occidental de Egipto. En el quinto año de su reinado Ramsés III declaró la guerra a los libios, y en una sangrienta batalla los derrotó en forma decisiva. Sostiene haber dado muerte a 12.535 de ellos y haber tomado a muchos miles de prisioneros.