4.00. El imperio hitita desde c. 1400-c. 1200 AC

Del antiguo reino hitita, que en los comienzos de su historia destruyó a Babilonia, se trata brevemente en "La resurrección de la antigua Anatolia". (Ver también "Los hititas en la Biblia").

No se conoce bien la historia del reino hitita anterior a 1400 AC, y aun la sucesión de reyes es tema de debate entre los eruditos. Sin embargo, después de 1400 AC el reino hitita entra en la plena luz de la historia.

Su capital, Hattusa, estaba dentro de la gran curva del Halys en Asia Menor, cerca de la aldea de Boghazköy, que no está lejos de Ankara, la actual capital turca. Siendo un pueblo indoeuropeo, los hititas estaban emparentados racialmente con los hurrios, de cuya religión tomaron mucho, como también asimilaron elementos de la civilización y cultura mesopotámicas que los hurrios habían aceptado de los babilonios y asirios. Adoptaron, pues, la escritura cuneiforme babilónica, ciertas formas de arte, producciones literarias, como epopeyas y mitos, y hasta dioses y conceptos religiosos. Sin embargo, de ningún modo perdieron sus propios valores culturales, como su escritura jeroglífica, que sólo ha sido descifrada en las últimas décadas.

Los hititas eran una nación valiente y semibárbara cuya producción artística no alcanzó el alto nivel que habían logrado los egipcios; tampoco construyeron templos como los de otras naciones; pero sus leyes muestran que eran mucho más bondadosos y humanos que la mayoría de los otros pueblos antiguos.